Un camper para nuestro vehículo es una inversión que muchos aprovechan para su negocio, pero no cualquier material es adecuado para ver un buen retorno de nuestro dinero.

Hoy en día existen dos tipos de materiales para la fabricación de campers: el aluminio y la fibra de vidrio.

Las campers de aluminio permiten elegir el diseño que quieras, ya que es un material moldeable fácil de manipular. Por otro lado, las campers fabricadas con fibra de vidrio a largo plazo son mucho más resistentes debido a que pueden resistir un accidente sin dañarse, y si llega a sufrir daños es más económico y sencillo hacer la reparación.

Una camper de fibra de vidrio reparada quedará como nueva una vez que sea pintada, pero una de aluminio o lámina seguramente lucirá parchada, algo que puede dañar la imagen de nuestro negocio.

En el campo de la durabilidad, la fibra de vidrio ofrece un gran tiempo de vida útil si tiene el mantenimiento adecuado. En cambio, la de lámina se torcerá fácilmente y será propensa a la oxidación.

Este último es un punto importante, ya que este tipo de fabricación está pensada para utilizarse en cualquier condición climática, así que deben ser resistentes a las filtraciones de agua. En este aspecto la lámina o aluminio es mucho más propensa a sufrir en lluvia porque no se fabrica en una sola pieza como las de fibra de vidrio.

Gracias a que son fabricadas en una sola pieza, las campers de fibra de vidrio pueden soportar bastante peso sobre su toldo. Además, estas pesan mucho menos, lo que permitirá ahorrar combustible.